domingo, 4 de noviembre de 2012

Colombianos trabajando en el exterior.

Diversos son los motivos por los que se deja la tierra, pero el mas común es sin duda el anhelo de un futuro mejor, un futuro por el cual sacrificas la cercanía de tu familia, de tus amigos. Anhelas tener una casa propia, que tu madre no trabaje mas, un negocio propio, que tus hijos vayan a la universidad, y una lista de sueños por los que estas dispuesto a luchar.
Y no falta mas que ver la felicidad en las caras de las personas cuando después de un mes reciben su sueldo, y envían el dinero a sus familias que lo reciben con orgullo, por que cada euro es el resultado del sacrificado amor de un hijo, un esposo, un tío, un hermano que esta al otro lado del mundo esforzándose.
Ahora España esta en crisis y aunque el colectivo colombiano es de los menos afectados, las remesas bajan cada día mas. Al ser Colombia una de las economías que augura un futuro prometedor, muchos deciden retornar, otros en cambio conservan su empleo y con el la esperanza que en un principio los trajo hasta acá, y los demás se niegan a renunciar tienen fe en que un país tan solido como siempre ha sido España se recuperara y podrán seguir adelante con sus ilusiones.
Aunque mis motivos para estar acá son muy diferentes, quiero decirles a todos los que han emigrado buscando futuro, que me hacen sentir orgullosa de ser colombiana. Cuando escucho comentarios como : Los colombianos trabajan muy bien. Que educados son los colombianos. Se me llena el corazón de alegría. Quiero animarlos a seguir adelante. 
Recordarles que no solo trabajan por su familia, por un sueño. Decirles que con su esfuerzo están dejando en alto el nombre de Colombia. que se nos conoce como gente pujante, con fuerza y solidarios, y en gran parte gracias a ustedes.
He querido escribir sobre este tema para de alguna manera homenajear a aquellos valientes que partieron un día con el corazón repleto de amor dejando sus hogares con una sola ilusión, una vida mejor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada